?

Log in

No account? Create an account
sandrag8
sandrag8
....:: .: :::...: :.::::.
About this journal
♥
I'm a Spanish girl who likes lose her time seeing a lot of videos (youtubeeee) and singing/listening music. She knows about her bad English but if she don't try here to write it... never she'll learn~ that's all. xD
Interests:
Trips | Hetalia | graphic design | Harry Potter | La oreja de Van gogh | Dong Bang Shin Ki/Tohoshinki | Manga/Anime | Cosplay | Pereza (in every way xD) | webpages | Kingdom Hearts
Fruitstyle

June 2012
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Back Viewing 0 - 10  
sandrag8 [userpic]


Acepto gente, por ello no tengo problema XDD ♥

sandrag8 [userpic]

Serie: Axis Powers: Hetalia
Characters: Principalmente Inglaterra. Aparición de América, Francia, los Italias, Hungría, España y, de fondo, 'el resto'. Se mencionan otros.
Rating : Pongamos que T.
Comentario: Es para el concurso organizado por Hetalia Syndrome en FB. Simplemente decir que lo he tenido que hacer de forma rápida ya que lo combiné con estudios y mi cosplay para el Salón del Cómic (entre otras cosas). No ha sido beteado practicamente ni por mí, así que siento los posibles errores que se puedan encontrar. Aún así, espero que os guste :3
Extensión: 2.332 palabras (capicúa, #23! :D)

Realmente lo odiaba, lo odiaba con todo su ser. Pero también tenía la sensación de que, si lo hubiera conocido en otro contexto, hubieran podido llegar a llevarse bien –no quería exagerar pensando en que serían los mejores amigos del mundo, así que le bastaba con pensar un ‘quizá nos llevaríamos bien’-.

Ahora se encontraba solo en un bar cercano al edificio donde en una hora se proseguiría con la reunión con el resto de países. Sentado, al lado de una ventana, pero observando el interior del local con aire ausente. Aún así no dejaba de darle vueltas a la cabeza al tema, observando en concreto a uno de los países que se encontraban allí. Éste estaba, prácticamente como siempre, rodeado de otros y con la sonrisa tontuna que lo caracterizaba.  Tontuna, idiota… pero generalmente suertuda. O eso pensaba él, sobre todo cuando miró de reojo a sus propios acompañantes: unas bonitas sillas de madera adornadas con detalles cantosos que no estaría mal que alguien tapara. La verdad es que no estaría mal que alguien se sentara en ellas, así al menos no tendría esa punzada en el corazón que sabía que era causa de un sentimiento de soledad. E incluso de envidia.

Suspiró y tomó un sorbo de su té ya frío, el cual le dio bastante asco. Dejó la taza provocando un fuerte ruido por chocarla contra el plato con bastante fuerza y sintió cómo le observaron por unos instantes. Sí, desconocidos y conocidos lo estaban mirando. Siempre le miraban cuando metía la pata o se mostraba molesto. Disimuló un poco por unos segundos y, finalmente, miró hacia el resto. Ahí fue cuando los demás volvieron a sus temas anteriores, ‘abandonándolo’ de nuevo. Todos excepto una de las miradas, que casualmente era una de las que menos necesitaba. Las miradas verdes de ambos chocaron, manteniendo el contacto entre sí como si se tratara de una batalla. El rubio acabó por fruncir sus grandes y características cejas y apartó la mirada con molestia.

Cuando volvió su vista al otro, éste ya no le estaba mirando. Sin embargo volvía a sonreír a los de su alrededor. Qué asco le daba. Qué asco le daban todos.

Pero entonces le sorprendió una voz conocida.

-¿Te pasa algo, Inglaterra?- preguntó con interés el americano.

Sabía que era con interés porque se le notaba en la mirada. Se podría decir que se tornaba hasta infantil, de toque curioso. Esa era una cosa que le recordaba a su niñez. A veces le gustaba. Otras veces, cuando se sentía  una mierda como en aquel momento, le hacía sentir aún peor.

-No te importa.

-¿Es asunto de Estado, no?- respondió el otro, sonriente y ya acostumbrado al humor del inglés.- ¡Permiso!- Y se sentó sin más en la silla que quedaba frente a él.

Una silla hortera tapada. Eso era positivo. Pero tener que aguantar a Alfred a cambio quizá era un inconveniente.

-Ey, ¿le ocurre algo al Señor?- dijo de forma juguetona, llamando la atención con un descarado chasquido.- ¿No estás de humor? ¿Acaso te molestó que te interrumpiera? ¿Te aburres? ¿Te duele alg-?

-América, cállate. – Interrumpió con cierto malestar.- Está claro que no estoy de humor.

El otro chico puso cierta cara de disgusto, suspiró y se levantó con calma.

-…no me extraña que los otros países no se te acerquen…

-Me da exactamente igual.

El americano sonrió y se rascó la nuca algo inquieto.

-Ya, sí, claro… Si me necesitas… -titubeó- dímelo, ¿ok?

-Ok.

Y el otro rubio se marchó sin más. Lo siguió con la mirada hasta que sintió que empezaba a ser bastante descarado. Cogió la cuchara y empezó a remover su fría bebida, fijando su mirada en ésta hasta que algo llamó su atención. Ya no había una fea silla a secas, sino una fea silla con un folio enganchado con celo. En el folio había una letra, la T.

Se levantó y estiró para poder alcanzarlo y lo acabó arrancando. Vio que detrás tenía una pequeña banderita de los Estados Unidos, cosa que confirmaba que la acababa de dejar Alfred cuando había ‘ido a visitarlo’. Lo miró por delante y por detrás, incluso comprobó varias veces que no hubiera más de un folio. Realmente no comprendía qué significaba. Volvió a sentarse sin dejar de mirarlo y de darle vueltas. Ahora encima empezaba a sentirse, sin saber muy bien por qué, culpable de haber tratado al otro tan mal. Dobló el papel y se levantó para ir a buscarlo y poder hablar con él más tranquilamente.

-Bonsoir, Arthur~

Una rosa roja y enorme se había plantado ante su rostro, cosa que le hizo volver a su asiento. El inglés parpadeó algo inquieto por el susto inicial hasta que el francés insistió con gestos en que cogiera la flor y, sin más, la aceptó. Hacía tiempo que no recibía una rosa del francés, así que era una situación bastante extraña. De nuevo estaba recordando tiempos anteriores y eso le incomodaba. Segundos después ya tenía al otro rubio sentado en una silla, a su lado. Bueno, sentado en la silla era un decir ya que prácticamente lo tenía sentado sobre sus piernas.

-No te acerques tanto, francés.

-Oh, Arthur, ¿me vas a tratar igual que a Alfred? Es doloroso, creía que lo nuestro era diferente- comentó con su típica voz juguetona.

-Deja de hacerte la víctima. –el francés con esto hizo un ruidito molesto, que Arthur sintió como una indirecta. – Márchate. –y dicho esto lo empujó para que al menos mantuviera las distancias.

-Uhm, está bien, me marcharé.- dijo mientras le quitaba la rosa de la mano, partía el tallo para hacerla más corta, y se la ponía en el bolsillo de la camisa. Golpeó un par de veces, sin mucha fuerza, sobre el pecho del inglés.- Pero sólo por ser hoy.

-¿C-cómo que por ser hoy?

-Tú te lo pierdes~

Le guiñó el ojo y se alejó con la rapidez que caracterizaba las huidas francesas.

-Cobarde. –murmuró con tono seco.

Luego se apoyó en la silla en la que había estado el otro sentado y algo crujió. Miró sin comprender y vio que estaba arrugando unos folios que, como en la anterior ocasión, tenían unas letras pintadas: la H, la B y la I. Como esperaba, una de las banderas que se encontraban en la parte de detrás era la francesa. Las otras dos eran la de Mónaco y la de Seychelles.

-Ache, be, i…. y te… -pensó en voz alta, tratando de buscarle un significado a todo eso.

Alzó la mirada en busca del francés con la intención de ir y preguntarle qué tipo de broma era aquélla que le estaban jugando. Estudió el local, ahora sin rastro de Francia. Ni de América.

Miró su reloj pensando que quizá ya era la hora de proseguir la reunión y que se había distraído tanto como para que se le pasara, pero aún quedaba mucho. Fue entonces cuando vio que, ciertamente, todavía había más países ocupando las mesas.

Y otra vez cruzó la mirada con el de ojos verdes. Y de nuevo a mantener la mirada como dos niños pequeños cuando juegan.

-¿Eh?

De repente los hermanos italianos le habían cortado el contacto visual.

-¡Ciao, Inglaterra!- saludó Veneziano con el ímpetu de siempre mientras que su hermano no dejaba de mirar hacia atrás.

-Hola… -respondió desganado y algo descompuesto.

-Podemos sentarnos aquí, ¿verdad, verdad?- prosiguió Feliciano mientras empujaba a Romano hacia una de las sillas.

-¿También me traéis papeles de estos?- inquirió mostrando los tres últimos, y al parecer acertando porque los italianos se miraban entre ellos como si acabaran de ser pillados haciendo una trastada.- ¿Qué son…?

Che palle!, ¡te lo dije! ¡No quiero participar en esta tontería! ¡Que lo haga él!- el italiano del sur no era demasiado bueno aguantando ‘presiones’, sobre todo tratándose de Inglaterra tenía poco aguante. Por no decir que no había pasado no le había dado tiempo ni de hacer la pregunta.

-P-pero hermano, no te pongas así o se estropeará…- dijo tratando de taparle la boca al otro- A-au, ¡duele!

Romano acabó por levantarse, estirando el brazo y entregándole tres nuevos folios mientras con la mano libre se frotaba los labios. Arthur los cogió sabiendo que aún si volvía a preguntar no le dirían nada.

-¡Vámonos, Veneziano!

Dicho esto, el primero de los hermanos se marchó.

-V-voy… toma.- dijo nerviosamente depositando algo en su mano, mientras le obligaba a mantenerla cerrada- Lo hice yo y mi hermano lo pintó. D-discúlpalo…

Le sonrió apurado y marchó tras Romano.

El inglés abrió su mano, descubriendo una pequeña figura con forma de dragón. Se entretuvo un rato observando los diferentes detalles ya que a pesar de ser del tamaño de la palma de una mano, se notaba que estaba muy bien trabajada. Tanto que por un par de minutos se olvidó de que en la otra mano tenía los nuevos folios y no había visto las letras que contenían. Dejó el dragón sobre la mesa y se puso a ver las letras: dos P y dos Y. Detrás se encontraban la bandera italiana, la alemana y, en el último de estos, una bandera prusiana al lado de la alemana dibujada a bolígrafo.

Sacó una libreta y escribió las letras, primero en el orden en el que las había recibido. Pero, como esperaba, así no tenían significado alguno. Apoyó su mentón sobre su mano y con la otra despeinó su flequillo a la vez que resoplaba ante la duda.

-Yo diría que te quedan cinco.- interrumpió una voz femenina.

Enseguida la reconoció como la húngara, y lo confirmó una vez alzó la vista.

-¿Cinco dices…?

-Ajá –sonrió ésta y acabó sentándose frente a él.- ¿Sabes…? Me parece una buena iniciativa… así que he pensado que quería participar.

-¿Participar…?

-¿Vas a estar repitiendo todo lo que digo?- preguntó sonando molesta.

-Ah, yo… perdón.

Estaba reaccionando tímidamente, sí. Pero es que pocas veces había hablado con ella y le cortaba la confianza que estaba teniendo. Todo añadiéndolo a lo idiota que se estaba sintiendo por no comprender nada por muchas vueltas que le daba.

-¿Y bien?

-Me has… -dudó- dicho… que me faltan cinco. –Comentó y la miró, hasta que ella asintió.- ¿Qué es?

-¡Eso no puedo decírtelo!- rio.- La gracia está en que lo descubras o se te acabe el tiempo.

Maldita sea. Eso no sonaba nada bien. ¿Sería una trampa? Todos los países habían decidido hacerle algo porque lo odiaban, estaba claro. Lo sabía desde el principio.

-Y si… ¿no quiero saberlo?

-Te obligaremos. No hay más. -rio de nuevo.- Ya te dije que hay un tiempo, un tiempo límite.

-Límite.

-Oh, ¡vamos!- gritó, y sacó de su bolsillo unos folios doblados.- Yo tengo cuatro más.

Y los dejó caer sobre la mesa. Se levantó y se acercó a él.

-¡Ánimos! ¡A dar la vida por ello!

Dicho esto le dio un par de palmadas en el hombro que lo descolocaron un poco dada la poca feminidad que descargaban. La miró extrañado y, al parecer, ella se dio cuenta porque se separó enseguida.

-Lo siento, lo siento… -rio cortada.- ¡M-me voy!

Y salió corriendo como alma que lleva el diablo.

El inglés hizo una mueca al ver esto, pero enseguida prestó atención a lo que le había dejado la chica. Desdobló con cuidado los folios y se encontró con nuevas letras: la R, la A, la D y la H. Fue dándoles la vuelta y encontró las banderas de Liechtenstein, Suiza, Austria y la de la propia Hungría.

Frunció el ceño y decidió que lo mejor era sacar todos los folios que había obtenido hasta el momento. Los dispuso sobre la mesa y…

-Te los han dado todos…

El tono le resultaba familiar, pero mucho más el aura que rodeaba al país que se había acercado hasta él. Ni siquiera alzó la vista de los papeles.

-¿Qué quieres ahora, Español? -Obviamente, empleaba un tono era totalmente despectivo.

-¿…cómo es posible…?

Al final decidió que lo mejor era mirarle y mandarlo a paseo con la educación que se merecía, pero un golpe del otro sobre la mesa le hizo dar un respingo.

-¿Q-qué se supone que te pasa? ¿Vas bebido? No me extrañaría tampoco, lo españoles no distinguís entre fiesta y trabaj-

-Te… -un paso hacia él.- …falta…- otro más.- …una.

A decir verdad, se había mantenido en su sitio por orgullo. A decir verdad, moría por dar un par de pasos hacia atrás. Sabía lo fuerte que golpeaba Antonio como para no mantener la distancia. Acabó por tragar saliva manteniendo su lugar.

-Ya lo sé.

-Está en tu idioma, Cejotas. No me hagas perder el tiempo.

No sabía si estaba haciendo bien, pero dejó de mirar al español para fijarse de nuevo en los papeles.

-Ahora es peor… -sonrió el inglés.

-¿Sí? ¿Y eso por qué?

-Porque me pones nervioso…-pensó.

Estaba tensísimo, mucho. Tanto que las letras empezaban a mezclarse entre ellas. Notó como el otro bufaba y miraba su muñeca, posiblemente viendo la hora que era. Casi que prefería volver al momento en el que nadie le hablaba y le hacía caso. Prefería estar solo y que nadie interrumpiera su ‘monotonía’.

-Ya es tarde.

-¿Eh?

Volvió al mundo real. Volvió a mirar al español. Y éste estaba moviendo los folios con prisa.

-Dame tu pañuelo.

-El…

-El que te dio tu hermano hoy.- dijo apartándose lentamente hasta dejar ver las palabras que había formado.- Al menos podrías completarlo por ti mismo.

i52.tinypic.com/xmon52.jpg

No hizo falta completarlo. El pañuelo que le dado Sealand ‘porque sí’ llevaba la inicial de su nombre. Miró de reojo al español, que ahora lo miraba sonriente.

-Ya sé que es una tontería pero… me parecía buena idea. Trabajar el día de tu cumpleaños es bastante horrible.

Le sonreía. Como a uno más. Desvió la mirada hacia el oscuro exterior, sonrojado por el pequeño arrepentimiento que sentía por haber estado odiándolo todo el día. Pero no, jamás se lo diría.

De repente se apagaron las luces del lugar.

-¡SORPRESA!

-------
Quiero dejar clara mi intención de mención discreta de Sant Jordi dada la fecha, ya que es considerado patrón de Inglaterra (entre otros países). Felicidades, Arthur =)

Hay otras tantas cosas escondidas por el fic que no revelaré. Espero que las veáis por vosotros mismos ^w^

sandrag8 [userpic]

E-es genial. Me ha dado por seguir el meme justo un año después de que escribiera lo del 'día 2' ♥♥♥♥♥

Tags:
sandrag8 [userpic]

Tocaba recuperar este meme, que hace MUCHO empecé y, bueno, iba por el segundo día, es así de triste xDD

Día 01 → Tu canción favorita.
Día 02 → Tu película favorita.
Día 03 → Tu programa de TV favorito.
Día 04 → Tu libro favorito.
Día 05 → Tu frase favorita.
Día 06 → Una fantasía.
Día 07 → Una foto que te hace feliz.
Día 08 → Una foto que te hace enojar/te entristece.
Día 09 → Una foto que tomaste.
Día 10 → Una foto de hace 10 años.
Día 11 → Una foto reciente.
Día 12 → Una fantasía.
Día 13 → Un libro de ficción.
Día 14 → Un libro de no ficción.
Día 15 → Un fanfic.
Día 16 → Una canción que te hace llorar (o casi).
Día 17 → Una obra de arte (pintura, dibujo, escultura, etc).
Día 18 → Una fantasía.
Día 19 → Un talento tuyo.
Día 20 → Un hobbie tuyo.
Día 21 → Una receta.
Día 22 → Un sitio web.
Día 23 → Un vídeo de YouTube.
Día 24 → Una fantasía.
Día 25 → Tu día, con gran detalle.
Día 26 → Tu semana, con gran detalle.
Día 27 → Este mes, con gran detalle.
Día 28 → Este año, en gran detalle.
Día 29 → Esperanzas, sueños y planes para los próximos 365 días.
Día 30 → Una fantasía.

Tags:
sandrag8 [userpic]

Tags:
sandrag8 [userpic]

Bueno, vuelvo un poco más relajada de lo que estaba en posts anteriores. Las cosas con Japón siguen en alerta y demás, pero todo el mundo sigue con su vida. Por mi parte me apetecía comentar un poco cómo me ha ido en este último par de semanas.

Ante todo decir que aprovechando que había semana blanca me piré a tierras italianas (que, por cierto, feliz 150 aniversario!). Estuve de visita por Milán y de carnavales por Venezia. La verdad es que viajar así da gusto, creo que fue una experiencia muy buena para mi.
 

 
Viajar en tren y con mochilas... lo he vivido, al fin, y me encanta. Estoy deseando poder hacer un interrail. Si no tengo la suerte de hacerlo antes de los 25, me da igual, lo haré al menos una vez en mi vida.
Los carnavales la verdad es que fueron preciosos, no me extraña que tengan tan buena fama ♥ Estaba todo repleto de gente, creando un ambiente estupendo que no se truncó en ningún momento. La verdad, mejor de lo que me esperaba. Además el hostal era una maravilla, único en Venezia y con vista del canal y la plaza San Marco desde las mismas habitaciones.
 

 
Tengo más fotos de otros, pero dado el día que es (aniversario de la unificación italiana) considero que es el que más pega :__D
Luego, así por ir rápido, estuve en Milán. Pasé el día de la mujer allí y me fue bastante bien, era bonito que todo se llenara de florecitas marillas y que me hicieran el favor de ponerme varios de los museos gratis o más barato xDD
Debo decir que Milán después de haber visitado Venecia no gusta tanto (a menos que te encante la moda y tienes dinero para ir de compras por allí). Eso sí, os aconsejo subir al Duomo, demasiado bonito como para perdérselo.
 


 
La verdad es que ha sido una experiencia. Nunca había viajado en tren fuera de España ni habia subido a un avión sola. Me he demostrado a mi misma que soy capaz de desenvolverme en otro lugar diferente a España y, bueno, que he vuelto muy contenta. No sólo por eso, sino porque hacía muchísimo que no veía a los ruteros con los que compartí esta, para mí, aventura (además de los no-ruteros que conocí durante el viaje ♥).

Cambiando de tema, así de golpe. Hoy, además de un día importante para Italia, lo es para los irlandeses. A mi me dio el venazo ayer mismo de pintarme las uñas de verde, buscarme ropa verde y de prepararme un trébol hermosote y de cuatro hojas para que me trajera buena suerte :3
 


Jajajaja, parece que llevo unas lentillazas ♥♥ Por cierto...



Mi gato se une al evento ♥♥♥

sandrag8 [userpic]

Me parece tan sumamente fuerte que haya gente que va de empática y de, bueno, de todas las cosas buenas que puede tener el ser humano… cuando realmente en sus mensajes demuestra que no lo es. Y es que me toca mucho la moral. Y es el tema de Japón. Sí, ha habido  un terremoto, están fatal, han tenido un tsunami, han perdido a sus familias, a sus amigos, sus casas, su lo que sea. Incluso después la onda del maremoto fue tal que llegó incluso a matar a una persona en California. Eso demuestra la magnitud de la situación y parte de la estupidez humana (sí, porque murió por ir a hacer fotos a las olas e.e)

Y noooo, no pasa nada! Sólo hay que preocuparse por los japoneses. Mira, Japón ha sido el mayor afectado, es el que tiene los problemas con el reactor nuclear y es el que más víctimas ha tenido. Pero si, hooola, el tsunami ha llegado a otros tantos lados en los que también ha muerto gente. ¿Qué? ¿Qué ha muerto menos? Ah, bueno, vale.

Pero pasar a medio decir que a esa gente no le tendría que haber pasado cuando nuestro país es una mierda, cuando la gente de aquí es mucho peor que los japoneses, que ellos son más disciplinados y demás… ¿a dónde estamos llegando? Siempre estará el gilipollas de turno que hará la broma sobre tantas muertes, siempre estará el que escriba un fic de la desgracia la misma tarde en la que se entera, siempre habrá gente que te robe cuando te subas en el metro… si los japoneses han llegado a un nivel X de disciplina no ha sido ni más ni menos que por sus leyes anti-pasado. Y les ha salido bien.

Es verdad que nuestro país siempre ha sido bastante… perdedor en todos los sentidos. No tenemos grandes estudios, no destacamos en el mundo por lo general, entramos en la crisis los primeros y a saber cuando salimos… si ya se notó cuando, en vez de luchar, casi cedimos las colonias. No quiero decir con esto que tendríamos que ser un imperio ni bobadas de estas, simplemente que… nuestro ‘carácter’ de patria es flojito. Por lo tanto, con esto, quiero decir que sí, que somos un país un poco fail en muchos sentidos, que las libertades que se están tomando la mayoría están yendo a que perdamos mucho del sentido común que había y que tienes que ir con ojo no sea que te dejes algo y al volver ya no esté. Pero en España no somos sólo españoles, debo decir también. ¿Y eso a que se debe? A que también hay gente buena. Hay gente que llora por desgracias ajenas, que se tira horas frente a los medios de comunicación para saber más sobre el desastre aún no conociendo a nadie ni teniendo nada que ver con el otro país. Que no roba. Que no permite diferencias de raza ni género. Que no bromea sobre catástrofes o guerras. Que no escribe fics NUNCA. Que los escribe SIEMPRE y le da una sensibilidad que muchos en sus mensajes no reflejan por muy buenos que se crean. Que dona aún no teniendo una vida estable y necesitando dinero/trabajo. Que desearía que el mundo fuera mundo de verdad y que se pudiera disfrutar sin preocupaciones.


Uy, que la ola también llegó a Hawaii /irony

También quiero decir que PUEDE SER QUE PROVOQUEMOS MUCHAS COSAS. Radiaciones, destrucciones de la naturaleza, extinciones de X animal, incluso puede ser que estemos provocando el calentamiento global. Sólo quiero decir una cosa… NOSOTROS FORMAMOS PARTE DE LA NATURALEZA. SOMOS ANIMALES. Y como animales ya destacamos bastante, sabemos hacer muchas cosas que todos los demás no. ¿También tenemos que saber salvar el mundo? No nos sintamos culpables, es una estupidez. Trabajad duro para evitar cargarnos a nuestra madre ya que tenemos la suerte de ser conscientes de esto, pero no sufráis con esto igual que una leona no sufre por comerse a la última gacela de X especie.

Hay gente mala en el mundo, mucho más mala que aquél que te roba un paraguas. Os lo aseguro. Y esos no dan ni un sólo euro para ayudarte cuando estás en problemas. Ahí queda eso.

sandrag8 [userpic]

Ayer el día se despertó bastante feo. No sólo porque estaba nublado, sino por una serie de sucesos que han movido al mundo y unos recuerdos desagradables que ya lo movieron hace años. La verdad es que en días como el de ayer uno se plantea muchas cosas, cosas que considero que deberían plantearse a diario.

La verdad es que el journal lo tengo bastante abandonado. Por eso pensé en escribir aquí. Aún así se que no lo va a leer nadie y que quien lo haga se va a sentir confuso dado el batiburrillo con el que se va a encontrar. Aún así no me molesta, he pensado que sería bueno transformarlo en mi diario del día a día (aún escribiéndolo mes a mes o cuando me convenga).

Hace un par de días que volví de Italia, concretamente de Milán. Cuando vuelvo de estar moviéndome a diario siento unas ganas irrefrenables de no parar... es... un sentimiento de 'puedo comerme el mundo, dejadme pasar'. Pero cuando llegas a la realidad de la rutina te das cuenta de que todo es lo mismo. Y yo por lo menos me apago mucho, dejo de ser la persona que realmente puedo llegar a ser cuando me siento bien y especial.

Encima esto, el día post-viaje me encontré bastante mal. No dejaba de tener sueño (que lo atribuí a los días que estuve sin parar, así que no me lo tomé a mal tampoco) y de sentirme mareada (que se lo atribuí a una de las ya normales bajadas de tensión), así que pasé un día bastante 'de perros'. Por suerte no me sentí mal, todavía tenía días por delante para conseguir hacer todo lo que quería y no me tenía que preocupar.

El día siguiente, que fue ayer, me desperté con un humor horrible. Ya digo que el clima me afecta, que no salga el sol me apaga... pero despertar y ver como un tsunami sesga tantas vidas prácticamente en directo es algo que no se puede explicar con palabras. Sólo sé que me desperté y a los dos minutos estaba llorando y recordando que, desgraciadamente, había llegado de nuevo el 11 de marzo. Y sí, es horrible ver cómo gente es tragada por el agua, como tienen brechas en la cabeza, cómo se quedan sin casa... pero siempre es peor cuando hay gente que conoces allí. Y bueno, en estos casos para desgracia, siempre conozco a alguien en el lugar en el que pasa algo. Ya me pasó con Chile, ahora volvía a pasarme con Japón. Y no, no son familiares, podría decirse que no son ni amigos. Simplemente me sorprendo a mi misma recordando nombres o caras de gente que se han cruzado en mi vida y que se que se encuentran en ese lugar. A veces me pregunto cuánta gente pensaría en mi si pasara alguna catástrofe similar dónde vivo. Vamos, espero no ponerlos a prueba jamás, pero a veces me siento bastante idiota xD
Luego claro, están los recuerdos del 11M. No perdí a nadie a pesar de conocer a muchísimos madrileños, así que no me tocó de lleno, pero el recuerdo está vigente como si hubiera pasado ayer mismo. De hecho es desagradable la sensación que tengo cada vez que veo a alguien subir con una mochila grande al metro/tren en el que voy. Sí, vivo con un deje de miedo hacia el mundo. Supongo que es normal. Y si no es normal lo siento, al fin y al cabo la que se angustia en el vagón soy yo pensando que podemos salir volando de un momento a otro.
Y nada, así pasé el día, pensando en cómo está el mundo y la naturaleza y qué se podría hacer en situaciones límite.

Por suerte la tarde cambió porque quedamos para salir y, sinceramente, relajarnos. Cuando quedo con mis amigos siento como me lleno de alegría y paz (por cursi que suene). Hablar de las tonterías más grandes que se nos ocurran y reir por bobadas es de lo más agradable... y la verdad es que lo necesitaba. Bueno, se podría decir que lo necesito a diario.

Y nada, ahora estoy pendiente de seguir con mi vida. Hacer ejercicios, seguir con la universidad, ver si en verano todo va bien y visito Escocia, futuros cosplays, encontrar trabajo... sé que no todo va a ser fácil, pero pienso luchar por ello.

Y si la muerte está cerca que me pille viviendo tranquila y sintiéndome en paz. Eso es algo que hablé en Milán con otro de mis amigos, sobre el saber cuando uno va a morir o no. Él opinaba que lo mejor es saberlo, que así se aprovecha mejor el tiempo que le queda a uno. Mi respuesta, que al final compartía también, fue clara: lo mejor es no saberlo, pero morir estando bien con los tuyos y no-tuyos, sentirte bien durante toda tu vida como para no preocuparte nada el 'cuando voy a morir'. Sé que es difícil, yo me peleo prácticamente a diario y tengo muchos problemas, causo sensación de abandono sin quererlo y cosas similares. A mí me hacen lo mismo. Pero aún así, uno tiene que sentirse bien y tranquilo. Es lo mejor.

Carpe Diem amigos.

sandrag8 [userpic]

Blog nuevo dedicado a mis cosplayus y avances :3 ♥ Iré actualizando aqui cada vez que lo haga allí para avisar de un nuevo post~~~~


arekosupure.blogspot.com/

Tags:
sandrag8 [userpic]

Tengo un blog dedicado únicamente a viajes. De todas formas actualizo con lode Oslo por aquí también ^^
Ante todo decir que la web es: verdenvoyage.blogspot.com/

Hace un par de semanas que cogí mi mochila para marcharnos a pasar unos días en Oslo. Íbamos completamente temerosas de la que nos esperaba. Ya se sabe, si te vas a un país nórdico –en este caso Noruega- en invierno… debes ir súper abrigado. Los primeros temores del frío polar ya nos vinieron desde el momento en el que supimos del viaje. Nos hacía mucha ilusión pero a la vez no encontrábamos nada que nos indicara bien qué era lo que debíamos llevar y lo que no. Pues bien, entre unas cosas y otras, encontré una imagen que puede irle de perlas a cualquiera que no haya visitado nunca un país frío.

Una vez conseguido esto, y con mis horarios de museos, precios calculados, documentación y demás nos fuimos hacia el aeropuerto. Todo fue bastante bien pese a que el vuelo me puso nerviosísima. El avión a veces iba tan lento que parecía quedarse parado en el aire. Me daba un mal rollo impresionante. Encima los asientos de Ryanair no es que sean hechos para dormir, menudo viajecito de casi tres horas que nos pegamos después de toda una noche sin dormir –más el tute que nos esperaba-.

Cuando ya se acercaba la hora del aterrizaje nos empezamos a fijar en las bonitas vistas que se veían cuando al fin no había nubes. Muchas casitas, unas más alejadas que otras, se encontraban a nuestros pies cubiertas de nieve. Eso nos distrajo hasta el aterrizaje, el cual la misma compañía celebró porque habíamos sido puntuales –añadiendo un ruidito de trompeta y todo, la madreque…- e hizo que algunos de los que iban en el avión aplaudieran xD

El aeropuerto de Rygge es bastante pequeñito y se encuentra a unos 60Km de Oslo. Antes de ir estuve mirando las diferentes opciones para llegar a la ciudad que ofrecen desde allí. El tren es una. Tomas un shuttle bus gratuito que te acerca a la estación más próxima y luego te pagas un billete hacia allí. La otra opción, que es la que cogimos, fue la del autobús. Este autobús de color grisáceo se llama rygge-ekspressen y van relacionados con los vuelos que llegan a ese aeropuerto con las compañías Ryanair y Norwegian Airlines. La verdad es que tardas más o menos lo mismo que si te fueras en tren –unos 60 minutos- y… no tanto, pero sí que es algo más barato. Sobre todo si pagas ida y vuelta de una vez. (Estudiantes 190Kr (23€ aprox) y adultos 230Kr (29€)). Obligatoriamente se paga o en coronas noruegas (en ese aeropuerto no hay casa de cambio) o con tarjeta de crédito (electron no).

La horita se nos pasó volando ya que nos dedicamos a escudriñar a través de los sucios cristales del autocar cada coche, cada árbol, cada señal… vamos, de todo. Algo que nos llamó la atención fue que los coches no llevaran cadenas en las ruedas aún estando el suelo congelado. Y, además, iban con muchísima seguridad en cuando al manejo-velocidad, así que las ruedas seguro que son mejores que las que usamos nosotros.

Las estaciones de autobús y tren están una al lado de la otra. Dentro de las mismas hay tiendas y bares (entre otras cosas). Allí si que hay diferentes casas de cambio y, cerca de la entrada, hay un ciber no demasiado caro. Al llegar nos bajamos y empezamos a tener que guiarnos para poder salir de allí. La verdad es que entre que iba ya muy preparada para todo y que está bien señalizado no tuvimos problema alguno para salir por la ‘cara’ delantera del edificio de la Oslo Sentralstasjon.

Sabía que me encontraría con la torre de Trafikanten –ahí hay una oficina de turismo, a la que entramos y nos atendieron súper rápido- y el conocido tigre de Oslo. Este último siempre me ha dado faena en cuanto a saber qué hace allí, pero al fin he dado con una web en noruego que me lo explica –así que siento si me equivoco en algo, maldito traductor-. El tigre en sí viene de la palabra noruega ‘Tigerstaden’, empleado para referirse a Oslo como una ciudad hostil y peligrosa. Se empleó como metáfora en un poema de Bjørnstjerne Bjørnson llamado Siste Sang, de 1870. Por lo visto aún hay gente que lo emplea, pero no en el término ‘ofensivo’ de la palabra. Aún así, hay gente a la que no le gusta porque consideran que sigue siendo negativo. De todos modos, está esta escultura de Elena Engelsen hecha de bronce –más algunas otras repartidas incluso por las afueras de la capital-.

De camino a nuestro hotel teníamos que pasar por la calle principal de la ciudad: Karl Johans Gate. El nombre de esta calle hace referencia a este señor http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_XIV_John_of_Sweden y en ella nos topamos con muchas tiendas y algunos bares. Estaba toda adornadita con cosas de Navidad y, conforme avanzabas hacia el área del ayuntamiento, habían colgados carteles sobre la entrega del Nobel de la Paz –lo dan cada 10 de diciembre, así que fuimos justo al día siguiente-.

El hotel me lo pasé en un descuido, pero por suerte me di cuenta y no tuvimos que volver demasiado atrás. La gracia era la lentitud con la que nos movíamos. No sólo había nieve, sino que el hielo andaba por ahí esperando la oportunidad para hacerte caer de culo. Aún tuvimos suerte de llevar unas botas para la nieve –aunque se puede ir con botas normales, ¿eh? Abrigadas, pero normales. De hecho vi a chicas con taconazos-. Era gracioso, la verdad XD

Lo más gracioso era el carácter de la mayoría. Llegamos al hotel y nada, saludé y me puse a buscar los papeles de la reserva. La chica que nos atendió simplemente nos miró, nos dio por saludadas con aquello y se puso de nuevo con lo que fuera que estaba haciendo antes de que llegáramos. Perfecto XD. Total, que yo le doy al final los papeles, ella los coge y, en silencio se pone a mirar la reserva. Hubo un momento en el que no se sabía si me estaba atendiendo a mi o a la nada, en serio. Luego ya sí demostrándome que no era muda nos señaló la habitación a la que debíamos subir. No estaba mal, tenía un aire antiguo y la puerta del lavabo casi se cae XD (comprobé que soy una crack arreglando puertas (?)), pero lo que fue el servicio y tal me gustó bastante. Además de que ofrecía internet 24h y cafés-tés-chocolates en una sala común bastante cuca y que ya entraba en el precio.

Descargamos y salimos de nuevo a disfrutar del día por los alrededores. Volvimos a la calle principal donde había bastante movimiento para arriba y para abajo. Sonaba música y había un par de grupos ‘manifestantes’ que no daban mucho la lata. Lo primero que vimos –por fuera, fuimos listas sí señor…- fue el Parlamento (Stortinget). Data en 1866 y es la sede de la asamblea nacional noruega. Digo que fuimos listas porque hay visitas guiadas gratuitas en verano y los sábados del resto del año. Por esta zona estábamos en plan: dos pasos, una foto, medio paso más, un vídeo. Íbamos lentas de narices, pero es que todo era muy novedoso para ambas y nos estaba encantando.

En esa misma calle, de diciembre a marzo, hay una pista de patinaje –el resto del año es una fuente-. Es gratuita si tienes patines propios, y el alquiler de estos sale por unas 45/50 coronas, lo que sería unos 5-6 euros.

La foto es de Universitetet, antigua universidad que fue construída en 1841-1853. Se realizan conciertos y ceremonias en el interior. Y, frente a ésta, una estatua de Ludvig Holberg, baron de Holberg. Nació en Noruega cuando aún formaba parte de Dinamarca –por lo que era danés (?)- y murió en Copenhague en 1754. Se le considera el padre de la literatura danesa y noruega (así que no lo conozco ni mucho menos XD).

Y, al fin, llegamos al final de la calle (realmente no es muy larga xD). Digamos que Karl Johans es presidida por el Palacio Real (Det Kongelige Slott), donde reside la familia real. Fue construída en 1824-48, cuando la ciudad aún era llamada Christiania. Los cambios de guardia se hacen a las 13.30, así que llegamos como hora y media tarde. No se puede entrar a menos que se visite en los meses de verano, que supongo que es cuando los reyes no están. En sus jardines fue donde casi pierdo mis gafas sepultadas bajo la nieve. Menudo mal trago hubiera sido, porque no habría visto una mier*a. Y las de sol no me servían de mucho porque de…15 a… 15.30 casi 16h anochecía xD. Eso sí, unos atardeceres tan sumamente bonitos. Ahora comprendo por qué Munch dibujó esos colores tan fuertes en ‘El grito’ (o Skrik, en noruego).

Por esa zona ya hacía rato que notaba como mis dedos de la mano derecha se sentían tensos, como si se me estuvieran congelando una cosa mala XD Así que preferimos ir a algún sitio cerrado. Por la zona en la que estábamos, la mejor opción era el Museo Nacional (Nasjonalmuseet). Nos costó un poquito encontrarlo pero gracias a un señor súper majete y amable lo encontramos. Ya podrían enseñarnos inglés tan bien como se lo enseñan a los noruegos…

La entrada a la galería es gratuita y hay pinturas y esculturas tanto de cultura noruega como nórdica, y alguna que otra parte de ámbito internacional. No se podían hacer fotos en el interior que, para ser noruegos, estaba bien vigilado (supongo que después de que les robaran El Grito no se atreven a ser descuidados xD). Me gustaron muchos cuadros, los paisajes además eran tan diferentes a los que he visto habitualmente… con luces y tópicos distintos. Muy bonito. De hecho me fui marcando en el papelito que tenía con el mapa muchísimas cosas X’D [Fotos: El Grito de Edward Munch y Fra Telemark de Erik Werenskiold]

Y nada, como cierra todo tan sumamente pronto (sábados a las 17h – la galería-) nos echaron a la fría calle sin más xD y tocó hacerle una visita a un mini-supermercado. Quiero decirlo desde ya: hay mucha variedad de comida. En este caso, donde entramos, era casi todo integral. Pero en el resto de supermercados hay gran variedad de productos. Antes de ir fui leyendo blogs de gente que había visitado Noruega y… bueno, no tenía demasiadas expectativas con esto. Se decía que apenas comían bien, que no tenían nada, etc. Pues es mentira. Quizá su comida típica no es tan ‘variada o buena’ (que tampoco quiero afirmar esto ya que no hice viaje gastronómico), pero los supermercados están llenos de diversidad.

Ya luego nos dirigimos hacia el mercado ‘de Navidad’ que hay frente al ayuntamiento, a la vez que pasábamos por tiendecitas de souvenirs. No encontré ni un maldito frailecillo de peluche. Los odio y odiaré por ello ;__;

El mercado… psé, no era nada del otro mundo. Se veía cuco con sus adornitos y demás. Y… quizá en el tema bollitos y pastitas navideñas había cosas más típicas. Pero en cuanto al resto de puestos se parecía al mercadillo que tenemos nosotros una vez a la semana. Que si ropa, que si guantes… Aún así, el ambiente era bastante bonito: gente tomando sopa alrededor del fuego con las lucecitas navideñas y musiquita de fondo. Los corazoncitos de la foto son una galletita típica de las navidades en las que se desea Feliz Navidad (God Jul), Feliz Año nuevo (Godt nyttar) y más cosas como ‘un mundo mejor’ o ‘Te quiero’. El nuestro llegó sano y salvo a casa, ya os diré cómo sabe (aunque sospecho que a mí no me gustará :P)

Y… oh, ¡¡las seis de la tarde!! Cuidado, ¡que no nos da tiempo a cenar! XDD Nada, que cerraron y… nos encontrábamos en Aker Brigge. Es una zona ‘nueva’ y portuaria. Estuvimos visitándola por un rato pero el frío nos hizo pensar que sería mejor hacerlo otro día y con un poco de sol. Lo que no llego a comprender es que con una simple manta se puedan atrever a ponerse en la terrazas de los bares XD Parece cachondeo realmente.

A lo que también le echamos un vistazo fue al museo del Nobel de la Paz, adornadito con antorchas y plaquitas de chocolate con el emblema del Premio.

Pasado el tiempo, lo mejor era descansar del día tan largo que habíamos pasado para poder aprovechar al máximo el día siguiente (sí, he acortado como he podido :P).

Si hay algunas dudilla o comentario ya sabéis lo que tenéis que hacer ♥

Tags: ,
Back Viewing 0 - 10